Balance de blancos

Después de presentar el foro en el que participo (Nikonistas.com), recibí una petición de un compañero (Manuel) pidiendo que escribiese un artículo sobre el balance de blancos o White balance o WB.

Lo que se pretende el balance de blancos o el equilibrio del color es la de mostrar los colores tal y como son, sin que se vean modificados por una dominante de color debida a la luz ambiental (ya sea natural o artificial).

Esa variedad tonal de la luz se mide usando los ºK (grados Kelvin). Esta escala comienza con los valores más bajos para tonos más cálidos y valores más grandes para tonos más fríos tal y como muestra la imagen a continuación:

Imagen sacada de Wikipedia, artículo sobre la temperatura del color.

¿Qué tonalidad producen las fuentes (naturales o artificiales) de luz?
Podríamos asemejar los colores mas cálidos a tonos rojizos o muy anaranjados (hasta unos 4500ºK podríamos considerar tonos cálidos), propios de algunas puestas de sol. Como fuente artificial podríamos pensar en las bombillas de filamentos, que dan una luz amarillenta o las típicas farolas de muchos sitios, que dan un color anaranjado.
También tenemos color en torno a los 5500ºK que es una luz sin tonalidades (se le dice luz blanca). Esto es la luz del sol a mediodía, que es exactamente la luz que dan los flashes (5500ºK). Además tendríamos los tonos más fríos que sería a partir de esos 5500ºK que serían tonos azulados, propios de la noche y de las luces de xenon

Según la wikipedia podríamos tener referencias para poder identificar los tipos de luz

1700 K: Luz de una cerilla
1850 K: Luz de vela
2800 K: Luz incandescente o de tungsteno (iluminación doméstica convencional)
3200 K: tungsteno (iluminación profesional)
5500 K: Luz de día, flash electrónico (aproximado)
5770 K: Temperatura de color de la luz del sol pura
6420 K: Lámpara de Xenónº
9300 K: Pantalla de televisión convencional (CRT)
28000 – 30000 K: Relámpago

Todo esto es perfecto pero… ¿cómo afectan esas tonalidades de luz a nuestras fotografías?
Los sensores de las cámaras reflex están calibrados para identificar la luz blanca (luz solar o luz de flash). De esta forma, si la fuente de luz es cálida, la toma tendrá tonos cálidos y exactamente lo mismo ocurre con los tonos fríos.

Entonces ¿qué hacemos si lo que pretendemos es obtener la fotografía que queremos hacer pero obteniendo los colores reales sin que estén modificados por esa luz ambiental? Pues basta con indicar a la cámara qué tipo de luz ambiental tenemos (con la lista asociación temperatura-objeto que genera esa luz podremos identificarlo) para que trabaje por nosotros y nos lo corrija.

Para modificar este balance de blancos en la cámara hay cámaras que nos permiten directamente indicar la temperatura de la toma que queremos realizar (normalmente entre 2.500ºK y 10.000ºk) o tiene modos preestablecidos para ello (tungsteno, luz de día, sombra, nublado…). Usando cualquiera de los dos modos podremos indicar a la cámara que queremos que nos haga una corrección del color de la toma.

¿Cómo influye esto en la fotografía nocturna?
Pues exactamente igual que de día.

Vamos a usar un ejemplo muy clarificador:

Suponemos que queremos realizar una fotografía de larga exposición y justo detrás de la montaña que tenemos en el horizonte, a varios kilómetros de distancia, tenemos un pueblecito, todo lleno de farolas y luces en las calles. Esto hará que tengamos esa parte del horizonte iluminado. Realizamos la primera toma a una temperatura “neutra”, esos 5500ºk que habíamos indicando que era luz blanca. Esta toma tiene tonos anaranjados, lo que quiere decir es que la luz ambiental (debido a la contaminación lumínica) tiene una temperatura baja.

WB 5500º

Así pues, indicaremos a la cámara que queremos realizar corregir esa tonalidad, configurando el balance de blancos en cálido (2500) por ejemplo. De esta forma estaremos diciendo a la cámara “vamos a realizar una toma que tiene tonos muy cálidos, quiero que me la enfríes y me conviertas esos tonos cálidos en tonos más fríos (más reales)” y efectivamente eso es lo que hace:

WB 2500º

También podríamos jugar con esa contaminación siguiendo la frase esa de “si no puedes con el enemigo, únete a él” y en caso de tener mucha contaminación podríamos aprovecharla dando un tono anranjado a toda nuestra toma. Así configuraremos un balance de blancos frío “engañadndo a la cámara, porque le decimos “tengo una tonalidad fría (aunque sabemos que no es cierto, la toma tiene tonos cálidos) y quiero que me conviertas esos tonos en tonos cálidos” de esta forma acentuará esta tonalidad anaranjada de los tonos cálidos.

WB 10.000º

En próximas entradas hablaré de cómo afecta la luz que nosotros aplicamos a la toma (linternas de luz fría y luz cálida, flashes…). De esta forma podremos potenciar ciertos tonos, contrarrestar esa luz de alguna farola cercana y aplicaciones parecidas.

En esta entrada sobre una salida a Alcalá de Guadaira, tratamos de contrarrestar la fuerte tonalidad naranja que nos daba una farola cercana, allí explico cómo lo hicimos.

Saludos nocturnos!!

Anuncios

3 pensamientos en “Balance de blancos

  1. Pingback: Nubes, niebla, bruma: elementos copositivos en la fotografia nocturna « Fotografo de noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: